Tortolazos
No dejéis de jugar

¿Dónde está escrito que jugar es cosa de niños? ¿En qué momento dejamos de hacerlo? Después de 9 años juntos, Raquel y Luis lo siguen haciendo. ¡Y qué gusto da ver sus caras!

Pasamos el domingo con ellos, a los que conocemos desde hace muchos años. Ella desprende ternura y una alegría contagiosa. Él, optimismo y energía sin límites. Y juntos nos recuerdan que sí, que es posible no necesitar nada más que un bosque cubierto de hojas secas para ser feliz.

No dejéis de jugar

Un pensamiento en “No dejéis de jugar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba